prioridades de michelle


Michelle Vallejo es la única candidata nominada por la gente del distrito 15 para representarlos en el Congreso. A través de un proceso impulsado por LUPE Votes, Michelle aceptó con orgullo la nominación y se comprometió a abogar por La Plataforma del Pueblo, que busca promover los derechos de todas las personas de clase trabajadora en el sur de Texas.

MEDICARE PARA TODOS

Los habitantes del sur de Texas merecen algo mejor que la atención médica ineficaz que deja a muchos sin protección, sin seguro o con un seguro ineficiente.   Nadie debería tener que cruzar la frontera hacia México para recibir atención y tratamiento médico, pero esa es la realidad para los habitantes del sur de Texas. Tenemos las tasas más altas de residentes sin seguro en el país. Lo que merecemos es un Medicare para todos, un sistema de salud universal de pagador único. Sin redes confusas, sin copagos o deducibles y sin facturas médicas sorpresa. Medicare para todos ampliará el programa existente para cubrir la atención dental, auditiva, los medicamentos recetados, la salud mental y tratamiento de abuso de sustancias, la atención a las personas con discapacidad, y atención reproductiva y de maternidad. Un sistema de salud que no se beneficie de los enfermos aumentando los precios. Llegó el momento de que el país más rico de la historia del mundo, invierta en la salud de nuestra gente. Como un primer paso, extendamos Medicare para todas las personas mayores de 50 años.

UN SALARIO DIGNO (MINIMO $15)

Durante décadas, los salarios han estado casi estancados, mientras que la compensación de los directores ejecutivos ha incrementado. Es hora de subir los salarios bajos de la frontera de Estados Unidos y México, y exigir un salario mínimo de $15 que esté vinculado a la inflación.

RECONSTRUIR NUESTRA INFRAESTRUCTURA

Miles de habitantes del sur de Texas se ven afectados por inundaciones devastadoras que se aceleran cada año debido al cambio climático. Nuestros líderes locales no han podido ofrecer soluciones políticas audaces para combatir el cambio climático e invertir en nuestra infraestructura en ruinas. A través de un programa federal de garantía de empleos, a todos los estadounidenses desempleados se les otorgaría un trabajo sindical bien remunerado que haría la transición de nuestra infraestructura, como todos los edificios, hogares y carreteras, a energía 100% renovable. Los trabajadores de los combustibles fósiles no se quedarán atrás, ya que se les daría prioridad a través de una transición justa para la energía renovable y la infraestructura donde se garantizaría la vivienda, la atención médica y la capacitación. Este programa de empleos establecería una base de salarios y beneficios para sacar de la pobreza a miles de habitantes del sur de Texas. Más importante aún, invertiría en nuestra infraestructura y energía renovable para combatir el cambio climático en nuestra comunidad.

UNIVERSIDAD PÚBLICA Y ESCUELA TÉCNICA GRATUITA + PERDONAR PRESTAMOS ESTUDIANTILES

En este momento, la promesa de que un título universitario brindará una carrera significativa y una vida más fácil no es totalmente cierto. Los altos costos de matrícula para la universidad y la escuela de oficios han hecho que la educación superior sea inaccesible para los habitantes del sur de Texas. Las oportunidades de los recién graduados se ven aplastadas por el peso de la deuda de préstamos estudiantiles que profundiza las disparidades raciales y de clase. Para terminar con la desigualdad de educación superior en las comunidades de color y de bajos ingresos, debemos apoyar las universidades públicas gratuitas y las escuelas profesionales y perdonar todas las deudas de préstamos estudiantiles.

HONRAR A LA FRONTERA + JUSTICIA MIGRATORIA

No importa si nació aquí o se haya mudado aquí, uno se convierte en un tejano del sur cuando se esfuerza trabajando todos los días y deja el mundo un poquito mejor de lo que lo encontró . Los tejanos del sur dan la bienvenida a los recién llegados. Compartimos la comida con nuestra familia y  vecinos indocumentados. Damos refugio y ayuda a los refugiados cuando el gobierno no lo hace. Cuando nos unimos a través de las diferencias, hacemos que nuestra región sea más justa y habitable para todos. Nuestros derechos y oportunidades deben compartirse a través de la raza y el estado migratorio. Es hora de poner fin a la destrucción de nuestro sistema de inmigración por parte de corporaciones codiciosas y políticos hambrientos de poder. Para hacer eso, debemos abrir un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de estadounidenses indocumentados. Debemos restaurar, mejorar y proteger el asilo. Debemos reunir a todas las familias separadas por la deportación. Debemos crear vías para que los recién llegados se muden aquí con visas. Y debemos crear límites claros entre el sistema de inmigración y el sistema legal criminal racista. Tenemos que honrar a la frontera como un lugar de fusión dónde las ideas y cultura se unen y fomentar la innovación.

REFORMA DE FINANZAS DE CAMPAÑAS ELECTORALES

Es hora de poner fin a la corrupción que azota la política del sur de Texas, que permite que los grandes donantes corporativos dominen nuestro sistema político con politiqueros y políticos vendidos. Necesitamos derribar a Citizens United y prohibir los comités de acción política corruptos, y financiar públicamente nuestras elecciones para eliminar el conflicto de intereses con los líderes electos. No podemos permitir que corporaciones sigan pagando para influir en nuestro gobierno, que solo enriquece a esos mismos grandes donantes, pero deja atrás a la clase trabajadora. Necesitamos pequeños donantes impulsados ​​por el pueblo para apoyar a nuestros líderes electos, no a las grandes compañías farmacéuticas y petroleras.

AUMENTAR IMPUESTOS A los mÁs ricos (top 1%)

En las últimas cuatro décadas, hemos visto salarios estancados mientras que el 1% más rico se enriquece. La pandemia de coronavirus ha dejado a miles de habitantes del sur de Texas en condiciones económicas inestables, mientras la riqueza de los multimillonarios ha aumentado. Es hora de que Wall Street, las corporaciones y los multimillonarios paguen su parte justa para cerrar la brecha en las desigualdades raciales y de riqueza que han desmantelado a la clase trabajadora y media en Estados Unidos.

proteger y expandir seguro social

Los republicanos y los demócratas corporativos quieren seguir elevando la edad de jubilación, quieren reducir los pagos mensuales,  y privatizar el sistema de jubilación para destruir el programa de Seguro Social. Es hora de proteger el programa social más popular en los EE. UU., Tenemos que expandir los beneficios del Seguro Social, no recortarlos.

PROTEGER A TRABAJADORES EN LA FRONTERA

Durante demasiado tiempo, nuestra frontera ha sido explotada por compañías para obtener mano de obra barata en las maquiladoras a lo largo de la frontera entre Texas y México. Los acuerdos comerciales injustos como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) trasladaron empleos sindicales bien pagados al Sur Global, incluido el sur de Texas y la Zona de Comercio Exterior de McAllen. Lucharemos por acuerdos de comercio justo que protegerán a los trabajadores, el medio ambiente y los derechos humanos. A la misma vez, nos aseguraremos de que las corporaciones multinacionales y las naciones soberanas rindan cuentas cuando violen las leyes laborales y ambientales. Es hora de que redactemos acuerdos comerciales que se enfoquen en el cambio climático, los derechos humanos y los derechos de los trabajadores, para guiar el desarrollo económico progresivo de nuestra región del sur de Texas. 

REFORMA DEL SISTEMA DE JUSTICIA

No importa nuestra raza, etnicidad o código postal, todos queremos vivir en nuestras comunidades sin temer por nuestras vidas o la vidas de nuestros seres queridos. Pero las personas encargadas de servir y proteger nuestras comunidades nos atacan, detienen e incluso matan a nuestros vecinos como a Jorge González-Zuñiga. La Guerra contra las Drogas y el desmantelamiento de las redes de seguridad social han devastado nuestras comunidades. Ahora tenemos la población carcelaria más grande del mundo y muchas de esas cárceles están aquí en el sur de Texas. Es hora de que la libertad y la justicia sean para todos. Debemos poner fin a las sentencias mínimas obligatorias, la fianza en efectivo, el confinamiento solitario, las cárceles privadas, la inmunidad calificada y tenemos que desmilitarizar a la policía. Es hora de reformar nuestro sistema de justicia e invertir en programas de supervisión comunitarios, programas de interrupción de la violencia y servicios de salud mental. Para tener el cuidado, la seguridad y el apoyo que cada uno de nosotros necesita, necesitamos construir un sistema de justicia basado en la rehabilitación, no en el castigo.

JUSTICIA PARA PERSONAS LGBTQ+

Las personas lesbianas, gays, bisexuales, y transgénero del sur de Texas merecen la misma protección y justicia que todos los demás. Las familias y las personas LGBTQ son parte del tejido de nuestras comunidades. Hace mucho tiempo que el Congreso aprobó la Ley de Igualdad que prohibiría explícitamente cualquier discriminación por motivos de orientación sexual o género para la comunidad LGBTQ +. Necesitamos luchar por un sistema de Medicare para todos que garantice que nuestra comunidad LGBTQ + tenga acceso a servicios de salud mental y proteja el derecho a salud de las personas transgénero. 

JUSTICIA REPRODUCTIVA

Todos merecemos decidir cómo vivimos y prosperamos en esta vida. La autonomía personal sobre nuestro cuerpo es un derecho y es la base de una vida libre y plena. Debemos tener la libertad de tomar la decisión de tener hijos o no.  Además,  debemos tener la libertad de criar a nuestros hijos en comunidades seguras y sostenibles. Debemos mantener el aborto legal, asequible y accesible. La anticoncepción, la educación sexual integral y la prevención y atención de las enfermedades de transmisión sexual son fundamentales. Para quienes deciden tener hijos, debemos garantizar opciones de parto alternativo, atención prenatal y acceso a médicos durante el embarazo. Todas las personas deben tener acceso a asistencia para casos de violencia doméstica, salarios adecuados para mantener a nuestras familias, y hogares seguros.

ACABAR CON VIOLENCIA DE ARMAS

Las medidas de sentido común de seguridad con armas de fuego pueden acabar con la violencia de armas de fuego en Estados Unidos. La mayoría de los estadounidenses apoyan ampliar la verificación de antecedentes, y la prohibición de armas de asalto y de cargadores de alta capacidad. No debemos permitir que grandes donantes poderosos como National Rifle Association (NRA) y la industria de fabricación de armas de mil millones de dólares escriban una política que ha empeorado la violencia con armas de fuego en las últimas dos décadas. Para evitar otra tragedia como la que sucedió en El Paso en 2019.

DERECHOS DE VOTANTES

La desastrosa decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en el condado de Shelby v. Holder en 2013, permite a los estados revertir las protecciones del derecho al voto que se libraron durante el movimiento de los derechos civiles. El gobernador de Texas, Greg Abbott, firmó una de las peores restricciones de votación desde la era de Jim Crow en septiembre de 2021. La ley impide que los condados locales amplíen las opciones de votación, que hicieron que la votación sea más accesible para las comunidades de color. Todos los estadounidenses tienen derecho a un acceso justo y equitativo a la boleta. Es hora de aprobar la Ley For The People que pondría fin a la manipulación de distritos del Congreso y exigiría la votación anticipada, la votación por correo y la transparencia en el financiamiento de las campañas. 

POLÍTICAS EXTRANJERAS PROGRESISTAS

Tenemos que poner el ejemplo y utilizar nuestro poder de negociación para alentar a los países a mejorar los derechos laborales, ambientales y humanos en todo el mundo. La lucha contra el cambio climático depende en gran parte de cambiar nuestra política exterior para detener las contribuciones desproporcionadas de emisiones de nuestros acuerdos militares y comerciales.

Y, lo que es más importante, basta con enviar a nuestros jóvenes al frente luchando guerras para contratistas de defensa y grandes donantes

proteger a nuestros veteranos

Necesitamos invertir en nuestros soldados y veteranos mejorando el VA y sus beneficios de salud para incluir atención dental, de la vista y atención médica gratuita. Necesitamos proporcionar vivienda universal para los veteranos sin hogar y acceso a servicios de salud mental para detener la crisis de salud pública del suicidio de veteranos. Por eso es imperativo que luchemos por un hospital de VA en el Valle del Río Grande. Y debemos de apoyar a veteranos con los recursos necesarios para ayudarlos en su transición a la vida civil.